¿Cómo reconocer si padeces Lipedema?

Padecer lipedema y no ser consciente de ello es algo que puede suceder. El desconocimiento acerca de los problemas y síntomas que causa esta enfermedad es una de las causas más comunes, ya que solo afecta al 5% de las mujeres.

El lipedema es una afección progresiva que consiste en la acumulación atípica del tejido adiposo que afecta a los muslos, caderas, brazos y pantorrillas. Se produce por la proliferación y acumulación de células grasas en algunas partes del cuerpo, provocando que esa zona se desproporcione respecto a las demás.

Esta patología tan desconocida, afecta tanto a hombres como mujeres, pero solo el 2% de los primeros llega a padecerla.

La gravedad de esta llega cuando esa acumulación del tejido llega a obstruir alguna parte del cuerpo. Por ejemplo, esta se caracteriza por no llegar nunca al tobillo, lo que provoca que se frene antes formando un anillo que provoca dicha obstrucción. Además, puede ocurrir que este problema empeore y se transforme en un lipo-linfedema, que se caracteriza por ser una acumulación de líquido en los tejidos que conforman el cuerpo.

El diagnóstico de lipedema es principalmente clínico y para ello es necesario un examen preciso por parte de un especialista en lipedema. Aun así, es conveniente que una vez se haya diagnosticado lipedema se establezca en qué grado de la enfermedad se encuentra el paciente.

Una vez realizada esta inspección el paciente ideal es aquel que quiere una intervención de calidad, incluso, pueden realizarse está intervención personas que ya se han sometido a una intervención anterior sin ponerse en manos de especialistas y no han obtenido los resultados que deseaban.

¿Cuáles son los síntomas del lipedema?

El Lipedema tiene una serie de síntomas que son comunes en todas las personas que padecen esta enfermedad:

  • Desproporción corporal entre las piernas y otras zonas del cuerpo.
  • Aumento de peso sin motivo.
  • Dificultad para perder peso.
  • Sensación de pesadez.
  • Posible aparición de edemas en algunas de las zonas que pueden ser afectadas.
  • Arañas vasculares dadas por la obstrucción de vasos sanguíneos.
  • Sensibilidad extrema en zonas afectadas.
  • Dolor en reposo y en actividad. Deterioro de la movilidad.
  •  

Con cualquiera de estas afecciones puedes comenzar a consultar con un especialista para conocer con más profundidad cuál es la causa más acertada.

¿Cómo es el tratamiento del lipedema?

Actualmente, el lipedema no tiene una cura definitiva, pero si que es cierto que puede mejorarse gracias a un tratamiento quirúrgico, con el que se podrán aliviar el dolor y hacer que la enfermedad avances más lentamente. Así, se podrá mejorar la calidad de vida de la persona.

Principalmente hay dos tipos de liposucción adecuados para esta patología, ya que, la realización de una liposucción que no es adecuada podría empeorar la situación:

  1. Liposucción tumescente.

Es una intervención que consiste en extraer por completo los depósitos de grasa subcutáneos que no se desea. A su vez, permite remodelar y armonizar la silueta del cuerpo. Se realiza con un infiltrado de una solución que contiene lidocaína y epinefrina.

Ambos componentes facilitan y evitan los riesgos de sufrir hemorragias y complicaciones gracias a sus facultades como analgésicos y vasoconstrictor. Una vez ha pasado suficiente tiempo en el cuerpo, se realizan múltiples túneles que facilitarán la extracción del tejido que se desea eliminar. Sus incisiones son mínimas, lo que permitirá conseguir unas cicatrices casi invisibles.

2.Liposucción asistida por agua

La liposucción asistida por aguan, o también llamada “Body-Jet”, se realiza a través de una cánula que hidrata y mueve toda la grasa que se quiere eliminar gracias a la presión del suero que se introduce. Rápidamente se aspira para conseguir dañar lo menos posible la zona. Este tipo de tratamiento ayudará a reducir el volumen o rellenar donde se quiera con unos resultados óptimos.  

¿Qué tipos de lipedema existen?

En la enfermedad de Lipedema podemos diferenciar 5 grados representativos de afecciones:

  • Tipo I: afecta a las caderas, nalgas y pelvis.
  • Tipo II: Se encuentran en las caderas y en las rodillas.
  • Tipo III: va de caderas a tobillos.
  • Tipo IV: se pueden localizar en las caderas y los tobillos. Además, se les suma también las nalgas.

Esta no es la única clasificación que podemos encontrar de este problema. Se puede categorizar en función de la etapa clínica en la que se encuentre y, por lo tanto, según el grado de afección:

Grado I: se caracteriza por la piel de naranja y en su mayoría es imperceptible para quien lo sufre, ya que este tipo de piel es común en otras enfermedades.

Grado II: se caracteriza por la presencia de abolladuras en la piel e incluso por varices. En este caso ya podemos notar más inflamación en la parte trasera de la rodilla.

Grado III: a lo anterior se le suma la aparición de colgajos.

Grados IV y V: se consideran ya lipolinfedema ya que en estas etapas se producen obstrucciones en conductos linfáticos.

Aunque es una operación sencilla, es recomendable seguir los consejos de un especialista. En Clínica Weigand somo expertos en Lipedema. Si tienes cualquier duda sobre esta afección, no dudes en escribirnos. Estaremos encantados de atenderte.

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

0 / 5

Your page rank:

Sumario
 ¿Cómo reconocer si padeces Lipedema?
Nombre
¿Cómo reconocer si padeces Lipedema?
Descripción
Padecer lipedema y no ser consciente de ello es algo que puede suceder. El desconocimiento acerca de los problemas y síntomas que causa esta enfermedad es una de las causas más comunes, ya que solo afecta al 5% de las mujeres.
Autor
Publicador por
Dr.Weigand
Logo

Comparte

Facebook
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

[ratings]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione.

Para usar este sitio web utilizamos las siguientes cookies técnicamente requeridas.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
image_2019_07_10T11_58_47_670Z

Clínica Weigand

¡Hola!

Nos gustaría saber tu nombre para poder ayudarte.

Consulta tus dudas

En Clínica Weigand estamos a tu disposición en

Responsable: CLÍNICA RUBER – CLÍNICA WEIGAND.
Finalidad: Poder atender y gestionar los diferentes pedidos, solicitudes, consultas y resolución de dudas de los usuarios, así como poder realizar estudios estadísticos que ayuden a mejorar el funcionamiento de la página web y a informar de forma puntual.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se comunicarán datos a terceros, salvo obligación legal. La información es tratada con la máxima confidencialidad, siendo alojados en un servidor seguro. Tu dirección de correo electrónico se utilizará únicamente para dar respuesta a sus consultas realizadas a través de los formularios existentes en el sitio web, así como para informarle de las novedades.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, derechos que puedes ejercer enviando un correo electrónico a admin@clinicaweigand.com.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.

Nosotros te llamamos, déjanos tus datos.

Responsable: CLÍNICA RUBER – CLÍNICA WEIGAND.
Finalidad: Poder atender y gestionar los diferentes pedidos, solicitudes, consultas y resolución de dudas de los usuarios, así como poder realizar estudios estadísticos que ayuden a mejorar el funcionamiento de la página web y a informar de forma puntual.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se comunicarán datos a terceros, salvo obligación legal. La información es tratada con la máxima confidencialidad, siendo alojados en un servidor seguro. Tu dirección de correo electrónico se utilizará únicamente para dar respuesta a sus consultas realizadas a través de los formularios existentes en el sitio web, así como para informarle de las novedades.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, derechos que puedes ejercer enviando un correo electrónico a admin@clinicaweigand.com.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.